Registran una potentísima tormenta geomagnética en la Tierra: ¿Se avecinan más terremotos?

Por Catastro / hace 1 semana / 0 Comentarios ».

Una tormenta geomagnética viene afectando a la Tierra este martes, la cual resultó ser toda una sorpresa para los científicos.

La tormenta magnética más potente de este año azotó la Tierra este 14 de mayo, informaron los especialistas del laboratorio de astronomía de rayos X del Sol del Instituto de Física de la Academia de las Ciencias de Rusia.

En lo que va del año ya se han observado varias tormentas solares, pero la de hoy ha sido la primera en un período bastante largo, que se ha clasificado como G3 y no como G1.



Esta tormenta se convirtió en una gran sorpresa para los expertos que esperaban solo algunas pequeñas perturbaciones magnéticas, porque el Sol está atravesando un ciclo mínimo de 11 años, lo que hace que las tormentas magnéticas sean relativamente raras, débiles y predecibles.

La intensidad de las tormentas se evalúa por una escala de nueve puntos. Cinco puntos corresponden a la clase G1, que se considera débil, y siete puntos, como la de hoy, representan una moderada a fuerte tormenta magnética que es de la clase G3.



La tormenta empezó a alrededor de las 3:00 de la mañana y se prolongará hasta la noche. Estos eventos causan auroras boreales e interferencias en las radiocomunicaciones, así como problemas en las redes eléctricas y la desestabilización de las órbitas de los satélites. Fuente: RT

¿SE AVECINAN MÁS TERREMOTOS?

Al mismo tiempo que nuestro planeta era afectada por esta tormenta geomagnética, un terremoto de magnitud 7.5 azotó a Papúa Nueva Guinea, por lo que muchos creen que esto reafirma la teoría de que las Tormentas Solares sí podrían generar terremotos en la Tierra.

Sin embargo, por ahora no existe ningún estudio concluyente que confirme una correlación entre estos 2 fenómenos. Aunque sí se hicieron comparaciones donde se observó el estado del Sol el mismo día en que se produjeron distintos terremotos y no se llegó a encontrar parámetro alguno que se repitiera.


«Hay algunos mega terremotos como el de Chile de 1960, de magnitud 9.5, en el que había más manchas solares y más actividad geomagnética de lo que es habitual, pero en el 9.2 de Alaska de 1964 todo estaba más tranquilo de lo normal», pusieron como ejemplo los sismólogos del USGS.

En definitiva, algunos terremotos han coincidido con momentos de gran actividad solar y otros no, y se han producido grandes tormentas solares sin que la corteza terrestre se quebrara al mismo tiempo.

No obstante, los científicos reconocen que el resultado de sus indagaciones aún no son concluyentes. No han encontrado una conexión, pero tampoco pueden poner la mano en el fuego por que esta no exista.




Comenta esta nota!